No hay amores eternos, hay amores bien cuidados

No hay amores eternos, hay amores bien cuidados, y Amar es cuidar; por lo tanto, no hay amor que se base en el descuido; Donde el pensamiento de un enamorado es cuidar de su pareja, dándole pequeños detalles, valorándola como pareja, hacerla sentir especial, amándola, y brindándole tu comprensión.

Resurta un poco irónico, pero lo primero que solemos hacer es abandonar el cuidado, aun sabiendo que para mantener una relación firme es conquistándola cada día, estar atento a ella y escuchando sus preocupaciones cuando nos necesita.

Pero sin embargo cuanto tenemos que poner en práctica esta teoría, solemos pecar de desinterés y acabamos arruinando nuestra relación.

Amar a alguien es cuidar y regar amor todos los días, si dejamos de alimentar el amor, este sentimiento se marchitará, y acabará terminado con la relación. Por lo tanto, el amor durara tanto como lo cuides y lo cuidaras tanto como lo quieres.

Los seres humanos a veces ignoramos lo que tenemos para luego llorar por lo que perdemos, si no nos empeñamos en cuidar nuestras relaciones, no estamos arriesgando a que se pierda la ilusión y se marchite el amor.

¿Sabias que la Biblia te dice como amar a tu esposa? 

“Ama a tu esposa, así como Cristo amó a la Iglesia”. (Efesios 5:25)

“Ama a tu esposa de la misma forma en que amas tu vida.” (Efesios 5:28-33).

“Sé considerado, comprensivo…” (I Pedro 3:7a)

“No seas cruel con tu esposa.” (Colosenses 3:19)

“Honra tu matrimonio; mantenlo puro siendo honesto en todas las formas.” (Hebreos 13:4)

“No te dejes seducir por otras mujeres.” (Proverbios 5:20)

“Llama a tu esposa ‘bendita’ y elógiala.” (Proverbios 31:28-29)

“Sé agradecido por tu esposa y date cuenta del favor que has recibido de Dios.” (Proverbios 18:22)

“Sé una sola carne con tu esposa en todos los sentidos.” (Mateo 19:5)

Honra a tu esposa “como coheredera de la gracia… para que sus oraciones no encuentren obstáculo” (1Pe 3, 7b)

Deja un comentario