ORACIÓN DE LA MAÑANA PARA EMPEZAR EL DÍA

En este día te traemos esta hermosa oración, donde le pedimos a Divino niño Jesús que nos de fortaleza para seguir luchando nuestras batallas y que fortalezca nuestra en fe en Él. Haz esta poderosa oración que te guiará a que hagas tus peticiones y le des gracias al Divino Jesús por su apoyo en los momentos de dificultad.

Oh Divino Jesús, vengo esta mañana de rodilla ante Ti, porque necesito fortalecer mi fe, no quiero dejarme vencer por los problemas de la vida. Te imploro valor y persistencia para seguir afrontando todo tipo de obstáculo. Divino Jesús, dame lucidez para poder ver que tu poder está en mí, y como Tú palabra me dice en Mateo 17:20: que si tenemos fe, aunque sea tan pequeña como un grano de mostaza, podremos lograr lo imposible, hasta decirle que se mueva una montaña y ella se moverá.

Oh Divino Jesús, dame confianza y permíteme entender que si estoy contigo, todo lo puedo y no existe imposible. Ayúdame cada día a comprometerme con mis metas y cada mañana salir dispuesto a cumplir mis sueños.

Divino Jesús, renueva mis fuerzas para dar siempre el 100% de mí y que todo lo que haga lo realice siempre en Tú nombre. amado Jesús, confió en Ti, porque Tú nunca me has fallado y todavía no existe nadie que te tenga de aliado que haya fracasado. Sé que saldré adelante, y aunque la sombra de la oscuridad quiere envolverme, confiare en Ti y sé que abrirás las puertas de los cielos para dar claridad a mi vida.

Sostenme, y conviértete en mi roca para no dejar que las aflicciones me desalienten, siembra en mi esperanza, y recuérdame porque no debo de rendirme y porque estoy luchando día tras día. En tus manos pongo mis sueños, mis proyectos, mis deseos, mis anhelos; y confió que Tú nos guiarás y los administra de la manera adecuada. Amén.

Haz esta oración con fe y esperanza para que Dios nos ayude a comprendernos uno al otro, que nos amemos como familia y que nos dé un buen día, lleno de prosperidad, abundancia y riqueza. Ora con fe no dudando nada y bendice a Dios con todo tu corazón.

Deja un comentario