ORACIÓN DE LA MAÑANA POR MI HIJO PEQUEÑO

En este nuevo día hay que agradecerle a Dios por el amor que nos brinda cada día. Vamos a hacer esta oración para dar gracias por la bendición de ser madre o padre, y para que su niño pequeño este lleno de salud y nada malo le pase.

Dios de vida, gracias por darme la oportunidad de ser madre, por esta felicidad que siento cuando veo a mi niño crecer y jugar. Sentir sus latidos y ver su hermosa sonrisa, se ha convertido la mejor música para mis oídos. No tengo palabras para describir esta alegría que inunda mi corazón. Padre Celestial, te encomiendo la vida de mi hijo, que esté lleno de salud, y que esté bendecido con tu gracia.

Espíritu Santo ven y envuélvelo en tu amor, llénalo de todo lo bueno que Dios nos da, aparta de el todo los miedos, incredulidades y obstinaciones; Porque deseo ver a mi hijo convertido en un humilde servidor tuyo. Señor, te pido que obres, actúes sobre mi hijo pequeño y que tu gracia se fije en él. Dios mío que mi hijo sea tocado por Ti, para que tu permanezca siempre en él y este siempre atento a Tú llamado.

Altísimo Señor, te doy gracias por mi pequeño hijo. Tu sabe cuanto lo amo, por eso te pido la cubras con tu bendición y protección. Señor, enseñame a guiarla con amor y sabiduría, a protegerla, dirígeme para que yo pueda guiarla en cada etapa de su vida; endereza mis veredas para mostrarle el camino correcto que el debe seguir.

Gracias señor, por haberme confiado este hermoso niño a mí, porque desde que bendijiste mi vientre, siento el cielo dentro de mí, quiero verlo crecer, y convertido en un hombre (mujer) de bien. Gracias por ese rayo de luz que has puesto en mi vida, solo tu sabes lo feliz que me siento, de ser madre de ese niño que ha venido a iluminar mi vida.

Dios, dame la sabiduría, paciencia, y fuerza para siempre llevarlo por el camino correcto. Yo te prometo padre amado, vivir para cuidarlo, amarlo, y siempre estar a su lado en cada etapa de su vida.

Padre amado en tus manos yo pongo a mi hijo, yo lo mucho que lo amo y no quiero que nada malo le suceda. Gracias padre amado, por ese ángel que ha llegado a vida, y te prometo que no permitiré que pase frío, y luchare por mi niño, aunque no tenga fuerza. Me siento tan feliz de pensar en mi niño, y todo esto te lo debo a ti padre amado; y prometo siempre alabarte y glorificar tu nombre, porque tú eres el único que trae paz, felicidad y abundancia a nuestras vidas. Amén.

Hacer esta oración con esperanza, para que sean cumplidas tus metas. Para que Dios llene tu vida de bendiciones, y que te de la sabiduría para poder guiar por senderos de amor a tu familia.  

Deja un comentario