ORACIÓN MILAGROSA A LOS ARCÁNGELES CELESTIALES

Vamos a hacer esta]oración poderosa a los Arcángeles San Miguel, San Gabriel, San Rafael con fe y esperanza, para que nos proteja de todo mal a mi y mis seres queridos.

San Miguel Arcángel, tu eres príncipe de las milicias celestiales, protector de los afligidos y defensor de los débiles. Aquel emisario de Dios que venció el dragón infernal, que Dios a depositado su fuerza y poder en Ti, para protégenos de todo mal y aniquilar los poderes de las tinieblas. Ayúdanos a subsistir delante del tribunal de Dios.

Te suplicamos que suscite en nosotros la auténtica humildad del corazón, tu fidelidad inquebrantable, para cumplir siempre la voluntad Dios. Oh San Miguel Arcángel, humildemente te rogamos, que venga en nuestros auxilios, y me libre de todo mal, que tu favor nos ampare siempre y tu fortaleza nos defienda.

San Gabriel Arcángel, que tu nombre es sinónimo “Dios mi fortaleza”, tu eres el ángel de la Encarnación, el fiel mensajero de Dios. Te pido que responda a mi llamado y eleva esta oración ante Nuestro Señor.

Ayúdanos a ser fiel a las leyes de Dios, para así poder cumplir aquello que Dios quiere de nosotros. Oh San Gabriel Arcángel, haznos vigilantes en la espera de nuestro Señor Jesucristo, para cuando suene la trompeta no nos encuentre dormidos.

San Rafael Arcángel, tu que eres el mensajero de amor de Dios, que nos enseñaste: “Bendecir a Dios todos los días, a proclamar sus bendiciones. Que hagamos siempre el bien y nos apartemos del mal. Que dejemos de atesorar el oro y ser más generoso con quien más lo necesita, porque el humilde y generoso se gana más rápido el reino de Dios.” Ven y envuélvenos en el amor de Dios, y no permitas que este amor de marchite.

Oh bendito Arcángeles, protejamos de cuantos males del cuerpo y del alma. Protégenos contra los lazos del pecado y de toda atadura del mundo. Ayúdenme a vencer contra los poderes de las tinieblas que nos rodean y nos oprime.

Pide lo que deseas y luego repite 3 veces lo siguiente:

San Miguel, ruega por nosotros y defiéndeme de todo mal.

San Rafael, ruega por nosotros y líbrame de toda enfermedad.

San Gabriel, ruega por nosotros y ayúdame a ser siempre a ser fiel a Dios.

En el Nombre de la Divina Providencia, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Invoco su presencia en mi vida, para que protejan a mi y a mis seres querido de todo ataque del demonio. Amen.

Si haces esta oración con Fe, puedes tener la certeza que Dios te escucha y que siempre está a tu lado. Deposita todas tus cargas en Él, porque Él es todopoderoso y nunca te abandonará en los momentos de dificultad, sigue adelante con gozo y entusiasmo, pues Dios ha destinado grandes cosas para bendecir tu vida.

Deja un comentario