poema a una madre que murió

poema a una madre que murió

Perder una madre y aprender a vivir sin ella, puede llegar a ser el reto más grande que puede afrontar un hijo. Una de las cosas más triste de la vida es decirle adiós a una persona que no quieres que se vaya.  Cuando una madre va al cielo deja un vacío que nadie podrá ocupar, es un amor que nunca se podrá olvidar.

Es por tal motivo que hoy queremos dedicar este bello poema a esa madre que te llevó en su vientre por 9 meses, y te cargó en sus hombros su vida entera. Y que hizo lo imposible para que fueras feliz.

Poema para mi mama que está en cielo

Mamá siempre te voy a extrañar, siempre estarás en mi corazón, porque a ti te debo la vida, y cada uno de mis logros. Aunque no estás a mi lado yo te sigo amando, porque fuiste y será la mujer más maravillosa que ha llegado a mi vida. Hoy que es tu día le pido a Dios que te bendiga y que te regale un beso y un abrazo de mi parte.

Mamá, aunque no te tenga aquí en mis brazos el día de las madres, siento tu presencia porque estás viva en mi corazón. Y sé que desde el cielo aún reza por mí felicidad y mi bienestar. No sabes cuánto deseo volver a sentir tus besos y abrazos, y consejo. Pues tus palabras siempre me consolaban y me daban fuerza para volver a levantarme.

Extraño tu presencia como el primer día que nos dijiste adiós, pero vive en mi memoria todo el inmenso amor que me diste. Porque tu me amaste con todas tus fuerzas y derrumbaste barrera para convertirme en una persona de bien.   

Anhelo volver abrazarte y decirte lo mucho que te quiero, pero por lo menos sé que te tengo en mi corazón. Gracias mamá por todo lo que hiciste por mí, te quiero y espero volver a verte y tenerte en mis brazos.  

Mamá tu fuiste y siempre seguirás siendo mi mayor orgullo y el amor más sincero y puro que alguien me ha podido ofrecer. Aún que ya no estés físicamente con nosotros, siempre estarás en mi corazón.

Esta rosa, es para ti madre que luchaste toda la vida por mi felicidad, que luchaste sin descanso para que no nos faltará nada, te deseo que descanses en paz, pues sé que te ganaste un pedacito de cielo, porque fuiste una buena madre, y me enorgullece haber sido tu hijo.

Te amo mucho mamá

Deja un comentario